Como mejorar mis hábitos alimenticios

 

Puede ser difícil cambiar  hábitos alimenticios de un día para otro, nuestra recomendación es centrarse en cambios pequeños que al sumarse le permitan adoptar nuevas formas de alimentarse. Hacer cambios en su ALIMENTACIÓN es beneficioso si tienes enfermedades que pueden empeorar por las cosas que come o bebe. 

Los síntomas de afecciones como la enfermedad renal, la intolerancia a la lactosa y la celiaquía pueden beneficiarse de los cambios en la alimentación. A continuación te presentamos sugerencias para mejorar sus hábitos debes Asegurarte de mantenerte en contacto con nuestros nutricionistas para saber el estado de tu salud y tu progreso.

 

Con unas preguntas podemos encontrar los puntos fuertes y débiles de tu alimentación actual:

  • 1. ¿Ingiere 4- 5 tazas de frutas y verduras todos los días? 
  • 2.¿Consume suficiente calcio en su dieta? 
  • 3.¿Consume alimentos integrales y ricos en fibra? 
  • Si es así, ¡se encuentra en el rumbo correcto! Siga así. Si no es así, añada más de estos alimentos a su alimentación diaria.
  •  
  • Podemos hacer un seguimiento del consumo de alimentos anotando lo que come y bebe cada día. Este registro lo ayudará a evaluar tu dieta por un periodo de 3 dias y visualizar los cambios pequeños que puedes realizar; Verás si necesitas comer más o menos de ciertos grupos de alimentos.
  • Después de esta autoevaluación ingresa a nuestro programa de alimentación guiado por especialistas y encontraras como lograr tu objetivo sin tanto drama y sacrificio.

Casi todo el mundo puede beneficiarse si reduce la cantidad de grasa no saludable. Si actualmente comes mucha grasa, comprométete a reducir el consumo y cambiar tus hábitos. Las grasas no saludables incluyen cosas como: carne de pollo oscura; piel de aves de corral; cortes grasos de carne de cerdo, carne de res y cordero; y alimentos lácteos altos en grasa (leche entera, mantequilla, quesos). Las maneras de reducir el consumo de grasas no saludables incluyen:

  • En lugar de freír la carne, cocínela en el horno, a la parrilla o asada. Quite la piel antes de cocinar el pollo o el pavo. Trate de comer pescado al menos una vez por semana.
  • Reduzca cualquier exceso de grasa. Esto incluye la mantequilla en el pan, la crema agria en papas al horno y los aderezos para ensaladas. Use versiones de estos condimentos que sean bajas en grasa o no contengan grasa.
  • Consume muchas frutas y verduras para acompañar tus comidas, úsalos como snacks.
  • Puedes aprender con nosotros la lectura de las etiquetas de información nutricional de los alimentos antes de comprarlos y de raíz erradicar el mal consumo de alimentos.
  • Cuando sales a comer, tenga cuidado de las grasas ocultas y el tamaño más grande de las porciones.
  • Mantenerte hidratado es importante para gozar de una buena salud. Bebe bebidas sin calorías o bajas en calorías, como agua o té. Las bebidas endulzadas añaden gran cantidad de azúcar y calorías a la dieta. Estas incluyen zumo de frutas, refrescos, bebidas deportivas y energizantes, leche azucarada o saborizada y té helado endulzado.